Solitud

 En español, existe una palabra llamada “solitud”, que a diferencia de “soledad”, se refiere a una soledad voluntaria, elegida y deseada. No estamos acostumbrados a relacionar la voluntad con la soledad, por lo que la palabra “solitud” se usa muy poco. Es un poco obvio pensar que las sociedades antiguas solo podían dar nombres a lo que veían o existía, ya que las palabras surgieron esencialmente de la necesidad de dar nombre y sentido a las cosas. Por eso, la palabra existe no solo en español, sino también en inglés y en muchas otras lenguas.


Sin embargo, los diccionarios a veces mezclan significados y en ellos, 'solus' en latín conlleva la idea de estar o sentirse solo, con una connotación algo triste, quizás porque la solitud también contiene cierta melancolía en sí. La verdad es que nadie nos enseña sobre la tristeza, que es uno de nuestros sentimientos primarios. La escritura, las religiones y la economía se encargaron de convertir la felicidad en un commodity, algo rentable, fomentando así una búsqueda excesiva de la misma. En esta búsqueda, no dejamos espacio para algo tan valioso como la tristeza o para comprender que la vida está hecha de ciclos y que debemos vivirlos por completo con la sabiduría de que no son eternos, ya que todo en la vida es impermanente. La deconstrucción es parte de nuestro crecimiento y solo nace en la tristeza. Y, sobre todo, necesitamos liberarnos de las polaridades y aprender a reemplazar el "o" por el "y"; una cosa siempre complementa a la otra, por lo tanto, como ya lo hablamos antes, no somos felices o tristes, somos felices y también somos tristes.


Si la solitud tiene un tono melancólico, también es ella la que da fuerza al proceso de muerte y resurrección; la que aporta belleza al arte; la que los poetas recitan; la que los músicos cantan; la que los grandes filósofos han intentado comprender durante años; la que la psicología entiende; la que da sentido al dicho “mejor solo que mal acompañado”; la que insta al autoconocimiento; es ella la que da sentido a la insignificancia. Aprender que el vaso no necesita estar medio lleno ni medio vacío. Simplemente está vacío.


Pero no aprendemos a encontrar alegría en la tristeza, queremos ser simplemente felices, por lo que no se habla de la muerte, ni de la tristeza, y mucho menos de la solitud, ya que todo esto no cabe en la felicidad. Sin embargo, la verdad es que solo amando y comprendiendo estos tres grandes conceptos encontramos la felicidad. No hablamos de solitud, pero se habla de mindfulness, que es la palabra de moda, y confieso que no veo toda esa grandeza en el acto en sí, porque he aprendido a reverenciar la solitud de diversas maneras, así que para mí no reside solo en el acto de meditar. Y finalmente, creo que he aprendido a amar el encuentro y no la búsqueda. Por lo tanto, no necesito libros, maestros ni palabras. Para mí, basta con escuchar el vacío. Vivir la soledad voluntaria, elegida, deseada, amada, sagrada. He aprendido a enfrentar la incomodidad y a confrontarla. Eso. El vacío. El vacío. Aquello que tanto nos asusta, que nos paraliza. Y ahora entiendo por qué  la gente se pasa la vida huyendo de este vacío o tratando de llenarlo.


Enfrentar el vacío es realmente un acto de valentía, mucha valentía. Mirar a la muerte, mirar a la tristeza, mirar al vacío y encontrar belleza en ellos requiere mucha valentía. Solía pensar que tenía valentía de sobra, porque me sentí valiente en muchos momentos de mi vida. Pero hoy entiendo que la valentía es algo mucho más grande de lo que sentía, porque enfrentar el vacío requiere algo mayor, una valentía que no sabía que existía y mucho menos que podría tener. Es esta valentía la que necesitamos para enfrentar nuestra propia sombra, para apartarnos de las muchas distracciones que hay en el camino, para enfrentar las miradas desconfiadas de los que nos rodean y confunden solitud con aislamiento; se necesita mucho coraje para saberse vacío; necesitamos coraje para comprender y amar la grandeza que reside en nuestra completa insignificancia. Un coraje que proviene de su propio significado: en latín, el coraje viene de la palabra “cor”, y se relaciona con la fuerza de carácter que reside en el corazón.


Somos seres sociales, es verdad, pero estamos solos porque somos únicos, porque nuestro mundo se basa por completo en lo que experimentamos solos, incluso cuando estamos rodeados. Incluso cuando nos distraemos, nacemos solos, vivimos solos y morimos solos. La experiencia es única para cada ser humano. Nadie ni nada puede sacarnos de esta condición de solitud, por lo que es necesario conocerla y aprender a amarla. El budismo comprende la belleza de la solitud y utiliza la flor de loto como una hermosa analogía para ello. La flor de loto nace del barro en el fondo del estanque y es ahí donde encuentra la fuerza para crecer solitaria y emerger en la superficie para florecer. Una vez que florece, ninguna suciedad se adhiere a sus pétalos, que siempre permanecen limpias, y su semilla puede germinar nuevamente después de largos periodos de letargo. A pesar de poder estar rodeada de otras flores, todo el proceso lo realiza en solitud.


Y la búsqueda, esa búsqueda desenfrenada, proviene precisamente de la falta de aprecio por esta solitud, del miedo a vivirla, del intento de llenar ese vacío. Pero está ahí, siempre ha estado y siempre estará. Todo el mundo siente ese vacío, en mayor o menor medida, en las diferentes etapas de la vida, simplemente no hemos aprendido aún qué hacer con él. Entonces buscamos refugio en religiones, psicología, medicina o en los demás para llenarlo, sin recordar que es lo que nos hace humanos, únicos, reconfortados en nosotros mismos.


Y para aprender a amar el vacío, no necesitamos posesiones ni conocimiento de nada ni manuales, ni siquiera requiere alfabetización tradicional, leer y escribir. De lo contrario, requiere una profunda alfabetización emocional: debemos aprender a leer y escribir en el vacío. Hoy estoy viendo que todo es mucho más sencillo de lo que pensaba, la respuesta creo que está justamente en eso, en aprender a amar el vacío, porque al amarlo, no habrá nada que tengamos que llenar.


Adieu!


Para seguir leyendo...

Ideas para mantener el entusiasmo

Refugio íntimo de paz

Impronta

Muerte por mil cortes

El valor real de las cosas