El movimiento de los cuerpos

 Les cuento una historia.

Junto con la crisis del tulipán de 1637, la burbuja de los mares del sur fue uno de los primeros cracks económicos del mundo.

En Gran Bretaña del sigo XVIII existía una empresa llamada The South Sea Company que tenía el monopolio del comercio con las colonias españolas de Sudamérica y las Indias Occidentales. Funcionaban como un Hedge Fund en el cual invertía gente rica y también gente común con capacidad de ahorro, quienes, enceguecidos por las historias y rumores sobre las riquezas de Sudamérica veían ahí una fabulosa oportunidad de negocio..


Durante su corta existencia, este fondo financió varios proyectos y emprendimientos de tierra y mar, algunos de los cuales eran legítimos y otros no tanto como por ejemplo:


El asiento de esclavos en América del Sur.

El suministro de lingotes de plata a España.

El negocio de las perlas en Panamá.

La creación de una compañía de seguros contra piratas en América del Sur.


Sin embargo, muchos de estos proyectos no lograron los resultados esperados y, en algunos casos, se convirtieron en fracasos. A esto se le sumó un Cisne Negro llamado Tratado de Utretch, del cual, al hacerse pública la letra chica de este convenio, muchos inversores dejaron de ver viables aquellas promesas de negocio y sacaron la guita compulsivamente, así que la compañía terminó colapsando en 1720, dejando a muchos de éstos arruinados y provocando la primer gran crisis financiera de Gran Bretaña. Fin.


Hablemos ahora un ratito sobre Isaac Newton. La verdad es que lo único que yo sabía de este científico era que se le había caído una manzana en la cabeza y gracias a esto descubrió la gravedad (lo grave que es que te caiga una manzana en la cabeza). Pero leyendo un poco entendí que Newton fue mucho más que eso. Fue físico, matemático, inventor y astrónomo. Se hizo famoso por las leyes del movimiento y la gravedad, y también por aportes a la óptica y a la matemática, incluyendo el desarrollo del cálculo, teorema del binomio, la famosa ley de Newton, la gravitación, bocha de hallazgos químicos, inventos, etc, etc. Y encima tenía un hobby que fue lo que más lo sedujo y a lo que más tiempo dedicó: la alquimia. Creía que la alquimia era una forma de obtener conocimiento espiritual y material a través de la experimentación, y se dedicó a la búsqueda de la piedra filosofal y el elixir de la vida. Estos experimentos le causaron muchos problemas de salud porque se cagó envenenando varias veces, aunque acabó muriendo a los 84 años.

Admiro mucho la increíble versatilidad de algunas personas.


Pero esto no termina acá. Sir Newton fue, por sobre todo, un gran teólogo y religioso. Dedicó más tiempo al estudio de la Biblia que al de la ciencia. Un análisis de todo lo que escribió Newton revela que, de unas 3.600.000 palabras, solo un millón se dedicaron a las ciencias, mientras que 1.4 MM  tuvieron que ver con teología. A mí me está costando un huevo escribir este post que no junta más de 1000 palabras 🙁 En fin.


Olvidémonos por un rato de todo esto y sepamos que, como no había Netflix en aquella época, Newton aprovechó y fue Director de La Moneda, que sería algo así como el Presidente del Banco Central de Inglaterra. Fue el principal impulsor del patrón Plata en la economía británica y escribió un montón sobre finanzas y mercado. En 1703 lo nombraron presidente de la Royal Society (reelegido hasta su muerte) y finalmente en 1705 recibió el título de sir de manos de la reina Ana. 

Económicamente vivió siempre muy bien, podría decirse que era acaso millonario, pero poco antes de morir ocurrió un suceso inesperado que le hizo perder tremenda parte de su fortuna dejándolo mirando el techo. 


¿Adivinas cuál?...


¡Exacto! La Burbuja de los Mares del Sur.


La moraleja final la refiero a una carta que le escribió a Robert Hooke en la que le confiesa que “Puedo calcular el movimiento de los cuerpos celestes, pero no la locura de la gente”.



Ahora estoy encarando la biografía de Benjamín Franklin y en pocos días voy a hacer una reseña. Pero voy adelantando que la invención del pararrayos es, como en el caso que vimos recién, apenas una pequeña anécdota.


Adieu.


Para seguir leyendo...

Ideas para mantener el entusiasmo

Refugio íntimo de paz

Impronta

Muerte por mil cortes

El valor real de las cosas

Solitud