El Efecto Lindy

 Quizás esto que diré sea una real cursilería, y no sé si a todos los padres les pasará lo mismo pero, con el paso de los días, siento que cada vez quiero un poco más a mi hijo.


Quise comprarme un libro de Nassim Taleb pero está carísimo y no se consigue en Argentina, por lo que tuve que bajarlo en pdf e ir leyéndolo incómodamente en mi monitor. Se trata de Antifrágil, un librazo que explora la importancia de la resiliencia, la adaptabilidad y la capacidad de aprender de la adversidad en este mundo tan incierto. Ya hablaré más largo sobre ésto próximamente pero, por ahora, les cuento algo nuevo (al menos para mí) que Taleb describe como el Efecto Lindy.


El Efecto Lindy dice que cuanto más tiempo ha existido algo, más tiempo se espera que dure en el futuro. En rigor, aplica principalmente a las cosas no perecederas, como ideas, religiones, libros, música, teatro, etc.


Cuanto más antiguo es algo, más probable es que perdure.

Es contraintuitivo, porque tendemos a pensar que cuanto más viejo es algo, más probable es que muera antes, pero funciona justo al revés.

¿Cómo puede ser que sigamos analizando escritos de Séneca, Platón o Heráclito siendo que fueron hechos hace tantísimos años?


El futuro de las ideas, los conceptos, las obras culturales o algunas tecnologías dependen de su pasado. Cuanto más ha durado algo, más durará.


Es más probable que dentro de doscientos años se siga leyendo el Quijote, que la última novela de Isabel Allende.

Es más probable que dentro de treinta años se sigan escuchando más a los Stones que a Taylor Swift.

De hecho en la programación anual del teatro Argentino hay 10 óperas clásicas del Renacimiento por cada 1 obra contemporánea.

Algo que hizo raíces es más probable que perdure más.


En Antifrágil, Taleb dice que si un libro fue impreso durante cuarenta años, es de esperar que se siga imprimiendo otros cuarenta. Pero, y esa es la principal diferencia, si sobrevive otra década, entonces cabe esperar que se imprima otros cincuenta años. Esto, por regla general, explica por qué las cosas que han existido durante mucho tiempo no “envejecen” como las personas, sino que “envejecen a la inversa”.


Cada año que pasa sin extinguirse se duplica la esperanza de vida adicional.


Para Taleb, la primera pregunta que tenés que hacerte si querés averiguar cuánto va a durar algo no perecedero es: ¿cuánto tiempo lleva existiendo?


Pero como dice Tu Sam (hijo), puede fallar.

Hubo un tiempo en el que los long play eran la tecnología líder para escuchar música. Hasta que dejaron de serlo y ahora vuelven a estar de moda.

Mandamos cartas de puño y letra durante siglos, hasta que, poco a poco, y luego, de repente, dejamos de hacerlo. Y ahora vuelven a ponerse de moda.


Hubo un día que preguntamos: ¿cuánto tiempo lleva esto? ¿20 años? ¡Genial! Podemos esperar que dure otros 20.


Quizás no sea tan así, no lo sé, pero lo que quiere decir el Efecto Lindy es que, allá donde aplica, la tasa de mortalidad decrece con el tiempo.


Cada día que pasa, mis días de vida se van acortando, pero acá está la clave, Felipe, porque cada día que te amo, mi amor por vos se va alargando un día más.


Adieu!


Para seguir leyendo...

Ideas para mantener el entusiasmo

Refugio íntimo de paz

El movimiento de los cuerpos

Impronta

Muerte por mil cortes

Solitud